Higiene de manos, la medida más sencilla y eficaz para el control de infecciones

El Comité de Control de Infecciones de la Clínica Viedma destaca la importancia de que las y los profesionales de la salud cumplan con este principio básico para la seguridad de las y los pacientes.

Las Infecciones Asociadas al Cuidado de la Salud (IACS) generan una tremenda carga de enfermedad y tienen un importante impacto económico en las y los pacientes, y en los sistemas sanitarios de todo el mundo.
El primer reto mundial Una atención limpia es una atención más segura (OMS, 2005) y la iniciativa Salva vidas: lávate las manos (OMS, 2009) dirigen la atención y la acción internacional al problema crítico de las IACS para la seguridad de las y los paciente, y al papel vital que desempeña el cumplimiento de la higiene de manos por parte de las y los profesionales sanitarios en la reducción de dichas infecciones. 
Además, hacen especial hincapié en el modelo de Los 5 momentos para la higiene de las manos como instrumento fundamental para proteger a  pacientes, al profesional sanitario y al entorno sanitario de la proliferación de patógenos y, con ello, reducir las IACS.
El control de las infecciones se basa en una serie de medidas sencillas y bien establecidas, de probada eficacia y ampliamente reconocidas. Las Precauciones Estándar comprenden los principios básicos del control de las infecciones que son obligatorios en todos los centros sanitarios.
Su aplicación se extiende a todas y todos los pacientes que reciben asistencia, al margen de su diagnóstico, sus factores de riesgo y su presunto estado infeccioso, disminuyendo el riesgo de que el o la paciente y el personal del hospital contraigan una infección.
La higiene de manos constituye, en gran medida, el núcleo de las Precauciones Estándar y es indiscutiblemente la medida más sencilla y eficaz para el control de las infecciones. 
Lo mismo puede decirse en aquellas situaciones en que se aplican determinadas Precauciones de Aislamiento de manera específica. Además, la importancia de la higiene de las manos se enfatiza desde los enfoques más actuales de mejora de la calidad de tipo multimodal o de “paquetes” de medidas de intervención para la prevención de infecciones específicas como las bacteriemias o las infecciones urinarias relacionadas con dispositivos, la infección del sitio quirúrgico y la neumonía asociada a la ventilación mecánica. La importancia de incorporar una higiene de manos eficaz y efectiva en todos los elementos de la prestación asistencial debe mantener su prominencia en la atención sanitaria.